Palomas: Parásitos Intestinales ¿Cómo desparasitarlas?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información×

 927 530 610 - 659 166 976

 Detalle de la consulta
Palomas: Parásitos intestinales
   27 de junio de 2018

Palomas: Parásitos intestinales

Las lombrices del aparato digestivo son parásitos muy frecuentes en nuestras palomas y a menudo no suficientemente tenidas en cuenta a pesar de los múltiples trastornos que directamente o indirectamente pueden causarles, ya que los síntomas que producen a menudo son poco evidentes aunque no por ello menos graves.

Las lombrices que afectan a las palomas se dividen en tres tipos diferentes: nematodos o lombrices redondas, cestodos o lombrices planas y trematodos, siendo estos últimos  muy poco frecuentes por lo que los obviaremos en este artículo.

Nematodos

Los principales nematodos encontrados en las palomas pertenecen a los géneros Ascaridae con una especie más frecuente A.columbae y al género Capillaria con 3 principales especies C.columbae, C.caudinflata y C.obsignata.

El género Ascaridae presenta un color blanquecino con una longitud entre 2,5 y 6 cm. siendo las hembras de mayor tamaño, con cutícula dura y extremos afilados, mientras que el género Capilaria presenta un tamaño mucho menor, hasta 2,5 cm. de longitud y apenas 0,5 mm. de diámetro, que dificulta su visión sin microscopio presentando el aspecto de pequeños espaguetis. Asimismo presentan órganos de fijación al intestino y cutículas duras a fin de evitar su digestión.

La transmisión se produce por la ingestión directa de los huevos por lo que hablamos de parásitos de ciclo directo, huevos que, depositados en el suelo a través de las heces, se convierten en infestantes  entre 15 días y varias semanas tras la puesta, en el caso de Áscaris y en 8/14 días  en el caso de Capillaria, dependiendo de las condiciones de temperatura y humedad ambientales. Pueden permanecer en el medio durante largos periodos de tiempo afectando de manera más importante su supervivencia al calor y la falta de humedad que no el frío y las altos valores de humedad.

Tras la ingestión de los huevos infestantes y después del desarrollo de varias formas larvarias  se forman machos y hembras en el intestino que tras un periodo que puede variar entre 5 y 6 semanas en el caso de Áscaris y entre 3 y 4 semanas en el caso de Capillaria, fase que se denomina periodo de prepatencia, se inicia la puesta de huevos fértiles que reinician el ciclo, puesta que puede ser de varios miles de huevos por día.

Sintomatología 

Los  síntomas vienen dados por varios mecanismos:

  • Daño directo que se produce en la pared intestinal debido a la migración y fijación de los parásitos en ella.
  • Deficiente absorción de los nutrientes debido a ese daño en la pared intestinal.
  • Liberación de toxinas por parte del parásito.
  • Bloqueo mecánico del intestino por la presencia masiva de parásitos pudiendo llegar a producir la perforación del mismo.

Los síntomas pueden variar en su gravedad dependiendo de la edad del animal (los animales adultos parecen desarrollar cierta inmunidad ) el numero de parásitos presentes y la presencia concomitante de otras parasitosis (coccidiosis) u  otras enfermedades (circovirus).

En casos leves, los síntomas son evidentemente de menor intensidad y consisten en pérdida de peso moderada, heces no formadas y mal aspecto general. En el caso de animales de competición, malos rendimientos en los concursos y en animales reproductores disminución de la fertilidad y prolificidad.

En casos más graves, aparte de la sintomatología anterior, aparece diarrea, mucosa grave, vómitos y en infestaciones graves por Capillaria las heces pueden presentar cantidades variables de sangre.

Pueden también presentarse lesiones hepáticas debido a la migración de la que denominamos larva II a través del hígado presentándose este aumentado de tamaño, friable e incluso hemorrágico.

En resumen, podemos decir que en general el curso de la enfermedad es crónico, con sintomatología que puede pasar desapercibida  siendo una patología que facilita la aparición de otras enfermedades graves, aunque por sí mismo la presencia de parásitos intestinales puede causar la muerte.

Diagnóstico

El diagnóstico, a pesar de que en el caso de la presencia de áscaris se pueden apreciar a simple vista, si la paloma los expulsa por vía oral o cloacal, es en principio mediante la observación microscópica de los huevos en las heces ya sea de forma directa o mediante técnicas de flotación.

En la necropsia de pueden apreciar lesiones en hígado, intestino y la presencia de parásitos en el interior de este en caso de áscaris no siendo esto posible en presencia de capillaria.

Es de destacar que con mucha frecuencia no observaremos un solo tipo de parásitos sino que suele haber infestacion múltiple e incluso muy a menudo se observa la presencia de coccidiosis.

Tratamiento

Se dispone hoy en día de numerosos tratamientos siendo los más usados el levamisol en diferentes formas (comprimidos, solución oral o inyectable) a dosis de 10 -20 MG por Kg. de peso a dosis única en caso de áscaris. A menudo son necesarias dosis más altas en el caso de capillaria y en agua de bebida a dosis de 400 MG por litro repitiendo a los 15 días.

Es asimismo muy efectiva la utilización de ivermectina en forma inyectable o spot-on a dosis de 0’3 MG por Kg. de peso especialmente en el caso de capillaria  y algo menos efectiva para áscaris.No se recomienda el uso de mebendazol o fembendazol por su posible toxicidad en palomas, pues puede afectar la reproducción y la muda.

Es imprescindible tras el tratamiento la limpieza a fondo del palomar a fin de evitar las reinfestaciones con huevos que pudieran estar presentes en el medio.

Prevención

Teniendo en cuenta el ciclo de estos parásitos, la prevención se perfila como la mejor arma. La  instalación de rejillas en el suelo del palomar, el control de la humedad y la desparasitación preventiva de todos los nuevos animales evitará en buena medida la presencia de lombrices en las palomas.

En palomares con gran movimiento de animales o que puedan tener contacto con palomas ajenas a nuestro palomar y teniendo en cuenta el periodo de prepatencia se deberían de realizar tratamientos preventivos cada cuatro semanas.

La limpieza del  palomar lo más frecuentemente posible resulta asimismo imprescindible para evitar nuevas infestaciones.

Cestodos 

En general los cestodos (tenias) son mucho menos frecuentes  en las  palomas en nuestras latitudes presentándose de manera mucho más ocasional. Las especies más frecuentes son Hymenolepis columbae y Raillietina columbae cuya diferencia principal con los nematodos consiste en que su ciclo necesita de manera obligatoria un hospedador intermediario (caracoles, babosas,) que debe de haber ingerido los huevos de los parásitos realizándose en su interior varias fases larvarias de manera  que tras la ingestión de dichos hospedadores por parte de la paloma se pueda desarrollar en ella el parásito adulto al cabo de aproximadamente unas seis semanas y poder iniciar la nueva puesta.

Los síntomas y los mecanismos de acción son similares a los de los nematodos y el diagnóstico se realiza por la observación de anillos en las heces o mediante observación microscópica de huevos en las heces.

La prevención es similar a la descrita para nematodos y el tratamiento consiste en suministar praziquantel  a dosis de 10 -20  MG/Kg. o bien  niclosamida a dosis de 100 MG por paloma.

La conclusión debería de ser que a pesar de los diferentes modos de transmisión, los diferentes tratamientos, las diferentes especies de parásitos etc. nunca debemos de olvidar que están ahí, están ocasionado problemas a las palomas, aunque no los veamos, y la higiene de nuestro palomar es la mejor arma  para evitar el problema.

Texto de Jordi Mañosa para la revista AVIOCIO ( número 4)

Compártelo en las redes sociales:

Ventaja-1

Incubadoras y productos avícolas

Distribuimos en exclusiva para España y Portugal las prestigiosas marcas alemanas HEKA y SOLLFRANK. También somos distribuidores en exclusiva para España de la famosa marca inglesa BRINSEA. Contamos con nuestra propia marca de complementos alimenticios 100% naturales.

Ventaja-2

Venta de animales

Cumplimos con todos los permisos necesarios para la importación y venta de aves tanto domésticas como silvestres. Concienciados con el bienestar animal y cumpliendo la normativa vigente, todos nuestros animales se entregan con certificado veterinario.

Ventaja-3

Compra fácil

Por teléfono, por email o por nuestra tienda virtual. Tanto los productos como los animales, usted los recibirá en su domicilio con nuestro servicio de envío puerta a puerta de una forma segura y garantizada.