Síntomas y prevención de la enfermedad de Marek en las gallinas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información×

 927 530 610 - 659 166 976

 Detalle de la consulta
Enfermedad de Marek en gallinas: síntomas, transmisión, vacunas, prevención
   28 de mayo de 2019

Enfermedad de Marek en gallinas: síntomas, transmisión, vacunas, prevención

La enfermedad de Marek es una enfermedad viral muy contagiosa y uno de los problemas de salud más frustrantes en la cría de aves de corral

¿Por qué el Marek es una de las enfermedades más frustrantes?

La enfermedad de Marek es una enfermedad viral muy contagiosa y uno de los problemas de salud más frustrantes en la cría de aves de corral por las siguientes razones: 

  • El virus de la enfermedad de Marek está prácticamente presente en todos los sitios, es muy contagioso, es segregado en grandes cantidades e incluso puede persistir en el medio ambiente durante varios años. 
  • Muchos de los síntomas de la enfermedad de Marek son similares a los de otras enfermedades, haciendo así muy difícil el diagnóstico.
  • Las aves que parecen recuperarse permanecen infecciosas y continúan segregando el virus, por lo que pueden recaer cuando se estresan. 
  • El virus de la enfermedad de Marek sigue evolucionando y creando nuevas cepas aún más contagiosas.
  • La vacuna, disponible para criadores aficionados a la avicultura de ocio, ayuda mucho pero no es totalmente eficaz contra las nuevas cepas más graves.

La enfermedad de Marek es una enfermedad viral tumoral muy contagiosa que principalmente afecta a las gallinas y que sobre todo ataca a los linfocitos B y T. El virus responsable aniquila a los linfocitos B que son los las células del sistema inmunológico que producen los anticuerpos, mientras que los linfocitos T infectados no mueren pero se alteran de tal manera que tienden a formar tumores llamados linfomas. Pueden migrar por todo el cuerpo y causar diversos síntomas dependiendo de su ubicación. 

Síntomas de la enfermedad de Marek

Los signos y síntomas de la enfermedad de Marek varían dependiendo de la gravedad que adquiera la enfermedad y pueden aparecer en cuatro formas o estados: 

  • NEURONAL: los síntomas neuronales clásicos de la enfermedad son una parálisis progresiva, generalmente de la pata o del ala de la gallina. La “típica” víctima de la parálisis de la pata mostrará una pata extendida hacia adelante y otra pata extendida hacia atrás, debido a una inflamación del nervio ciático. Además, la pérdida de peso y la dificultad para respirar son síntomas frecuentes y, posteriormente, se produce la falta de apetito y la muerte es provocada por la incapacidad del animal afectado de comer y beber. 
  • CUTÁNEA: se caracteriza por la aparición de folículos de la pluma excesivamente alargados y enrojecidos y por la aparición de protuberancias blancas en la piel que dan lugar a la formación de costras marrones.
  • OCULAR: el ojo de la gallina infectada se vuelve grisáceo y pálido y los iris se tornan desiguales e incluso puede mostrar ceguera
  • VISCERAL: pueden aparecer linfomas en distintos órganos internos como el corazón, los ovarios, el hígado o los pulmones. 

Marek es una enfermedad difícil de diagnosticar pues sus síntomas se superponen con los de otras patologías. Por ejemplo, la intoxicación por botulismo puede causar parálisis y el virus de la leucosis aviar provoca tumores similares a los causados por Marek y otras muchas enfermedades pueden provocar la pérdida de peso y apetito. Por tanto, es complicado sacar conclusiones a primera vista y es imprescindible observar bien nuestros animales para averiguar qué es lo que realmente les está afectando. 

Una vez que un ave se infecta, quedará infectada de por vida. Sin embargo, algunas aves están infectadas y no muestran ningún síntoma y en otras aves que parece que se han recuperado de la infección y aparentan estar bien, su sistema inmunológico se ha visto deteriorado, dejando al ave indefensa para contraer otras enfermedades. Además, con el estrés la enfermedad de Marek puede reaparecer. 

Cómo se transmite el virus de Marek

El virus responsable de la enfermedad de Marek está presente en todo el mundo y es tan común que cualquiera de nuestras gallinas ha podido estar expuesta a esta patología. El virus responsable se concentra en folículos de las plumas y un gran número de las partículas causantes se concentran en las escamas sueltas que se forman en la piel e incluso pueden vivir durante meses en el polvo del gallinero. 

Marek es una enfermedad altamente contagiosa que no se transmite a través de los huevos sino que se propaga principalmente por contacto directo entre aves y por el contacto entre el polvo y los folículos y escamas infectadas. El único aspecto positivo es que el virus no sobrevive al proceso de incubación y por lo tanto no se transmite por los huevos para incubar. Así, la transferencia de inmunidad de la gallina al pollito  ofrece a éste cierta protección durante los primeros días de vida.

Vacuna contra la enfermedad de Marek. ¿Debemos vacunar o no?

Para algunos criadores la mejor solución es vacunar o comprar las aves vacunadas y, aunque no es una garantía, consideran que es la mejor protección para sus animales.  No obstante, a la mayoría de criadores, sobre todo a los más noveles, ni se les pasa por la cabeza ni saben cómo llevar a cabo un programa de vacunación. 

La mejor opción es vacunar a los pollitos con un día de vida porque todavía están protegidos por los anticuerpos de sus madres durante varias semanas, dando así tiempo a la vacuna para que sea del todo efectiva. Aunque se vacune a los pollitos recién nacidos la vacuna servirá para el resto de vida del animal; si bien, el problema real es que la vacuna quede sin efecto si vacunamos un ave adulta que ya ha sido expuesta a esta enfermedad. 

El problema es que una vez que la vacuna se mezcla con el líquido transportador sólo permanecerá estable durante un par de horas, por lo que se debe ser organizado y vacunar rápido a todos los animales, pues el lote de esa vacuna sólo se podrá utilizar de una sola vez. Por esta razón, normalmente los criadores que vacunan lo hacen sólo una vez al año cuando los pollitos tienen pocos días y es muy común en algunos países como Alemania que criadores amigos o de un mismo club hagan jornadas de vacunación en las que se reúnen para vacunar conjuntamente todos los animales. 

Una vacuna "ideal” o “perfecta” es aquella que establece la inmunidad de por vida y que bloquea tanto la infección como la transmisión. Las vacunas humanas comunes para enfermedades como la poliomielitis, paperas y la rubéola son ejemplos de una vacuna "perfecta". Por contraposición, es importante precisar que la vacuna contra la enfermedad de Marek se denomina una vacuna "con fugas". Una vacuna con "fugas" es aquella que mantiene al virus lejos de hacer un daño grave a su huésped, pero no impide que la enfermedad se replique y se propague a otro individuo. Por tanto, si un pollito está vacunado y después se expone a la enfermedad de Marek, el animal no se infectará ni enfermará de gravedad, pero seguirá siendo portador de la enfermedad de Marek.

Por otro lado, muchos criadores expertos rechazan la vacunación porque sostienen que con la reproducción de aves de corral que han sido previamente vacunadas se perpetúa la debilidad genética. Esta “corriente de opinión” postula que no debemos vacunar a ninguna de nuestras aves, sino que simplemente debemos criar a aquellas que han sobrevivido y posteriormente criar las aves que están sanas. 

Aquellos criadores que se enorgullecen por haber criado gallinas de calidad puede que deliberadamente hayan decidido no vacunar con el fin de eliminar a los individuos más débiles por  “selección natural” o que, en mayor grado, su decisión responda a cuestiones meramente prácticas y económicas.  Sin embargo, otros criadores prefieren invertir tiempo y dinero en vacunas para proteger en todo lo posible y minimizar pérdidas en su gallinero. 

Cómo podemos prevenir la enfermedad de Marek

Un buen manejo de los animales y una buena bioseguridad es la herramienta más importante. Es imprescindible la observación, usar el sentido común y redoblar esfuerzos en materia de higiene y limpieza. 

Las aves de mayor edad tienden a ser más resistentes a la enfermedad de Marek, por lo que es una buena idea mantener los pollitos y las aves jóvenes separados de los adultos hasta que alcancen por lo menos los cinco meses de edad.

La enfermedad de Marek es un verdadero desafío pero espero que este artículo haya arrojado un poco de luz y le haya dado alguna información útil acerca de cómo tratar con él.

Artículo de Rosalyn Hupson para la revista AVIOCIO (número 27)

Compártelo en las redes sociales:

Ventaja-1

Incubadoras y productos avícolas

Distribuimos en exclusiva para España y Portugal las prestigiosas marcas alemanas HEKA y SOLLFRANK. También somos distribuidores en exclusiva para España de la famosa marca inglesa BRINSEA. Contamos con nuestra propia marca de complementos alimenticios 100% naturales.

Ventaja-2

Venta de animales

Cumplimos con todos los permisos necesarios para la importación y venta de aves tanto domésticas como silvestres. Concienciados con el bienestar animal y cumpliendo la normativa vigente, todos nuestros animales se entregan con certificado veterinario.

Ventaja-3

Compra fácil

Por teléfono, por email o por nuestra tienda virtual. Tanto los productos como los animales, usted los recibirá en su domicilio con nuestro servicio de envío puerta a puerta de una forma segura y garantizada.